Mi primer viaje cero residuos

En este año he realizado algunos viajes de fines de semana donde, acorde a este nuevo estilo de vida que quiero adoptar, he intentado reducir mi cantidad de residuos. En ellos hice pequeños cambios como comprar menos recuerditos, hacer check-in en línea, cargar con mi popote de acero inoxidable, etc.

Pero en esta ocasión mi viaje no iba a ser de fin de semana, sino de 10 días. Además, viajaría con toda mi familia, a un lugar que no conozco y en pleno Julio sin Plástico.

Me comprometí de manera más firme a pasar todo el viaje sin generar basura plástica y no

biodegradable. Preparé todo con tiempo y utilicé muchos de los tips que les compartí la semana pasada.

Ya de regreso quería escribir sobre los aprendizajes que tuve, involucrar a tus acompañantes de viaje al proceso, en mi familia somos 6 personas son gustos e intereses completamente diferentes, por lo que llegar a un acuerdo sobre un tema suele ser algo complicado. A veces hasta para decidir a dónde ir a comer resulta en un debate. Sin embargo, ellos están familiarizados con mi compromiso al medio ambiente y entonces previo al viaje les expuse que iba a estar evitando todo tipo de empaques plásticos. Esto no lo hice para obligarlos a que ellos también lo hicieran, porque no estoy pretendiendo obligarlos a que cambien su estilo de vida. Pero si me sirvió para que cuando estuviéramos en algún restaurante o actividad me apoyaran en encontrar alternativas no empacadas y pues también como apoyo moral. La verdad les agradezco su disposición al cambio, ya para media semana cualquier miembro de mi familia pedía sus bebidas sin popote y sin envases desechables.


Siempre llevar todo tu kit contigo

SIEMPRE. Pensé que sería una lata andar cargando con el termo, bolsas, contenedor y popotes para todas partes, pero cuando fueron necesarios me agradecí muchísimo de haberlos tenido conmigo. No soy mucho de traer bolsa entonces decidí empacar todo en una mochila, la misma que uso desde hace 3 años para la escuela y el trabajo. En ella traía conmigo:


Dos termos

Uno con agua que podía ser rellenado fácilmente, y que ayudaba bastante a evitar

que mis hermanos o padres compraran agua embotellada cuando tenían sed. Y el otro termo deacero inoxidable que me sirvió para guardar bebidas preparadas como café, limonada, o porsupuesto el agua de coco directo en la playa!! Yommm


Bolsas de tela

Traía como 3 o 4 siempre porque quería a toda costa evitar cualquier bolsa de plástico. Ya sea para guardar toallas mojadas o zapatos que se iban a cambiar o algo que se hayan comprado, me sirvió bastante traerlas conmigo y puedo decir que si evitamos todas las bolsas durante el viaje!!


Contenedor (tupper)

Este lo traía por si comprábamos fruta o algo así en la playa pero la mayoría de las veces me terminó sirviendo para guardar la comida que sobraba de la cena y comerla al siguiente día. Con el evité 3 contenedores de plástico/styrofoam que se hubieran tardado más de 500 años en degradarse!


Popotes

Yo solo tengo un popote de acero inoxidable que es el que uso, pero la verdad es que solo lo uso cuando la bebida requiere de popote (como una malteada o smoothie). Pero aquí decidí agarrar todos los popotes de plástico reutilizables que estaban en mi cocina y empacarlo, para que nadie de mi familia tuviera excusa alguna de utilizar desechables. Entonces en una bolsa de tela traía 5 popotes reutilizables, que me fueron de utilidad todos los días durante el

viaje. A parte los popotes no pesan nada y con enjuagarlos quedan muy limpios para volverlos a guardar. Me salvaron super bien!!

Lo que me faltó fue cubiertos reutilizables. No me he hecho de ese kit y la verdad debí haber aunque sea agarrado unos de la cocina porque si había veces en que te daban el cubierto y ni cómo evitarlo.


Ejemplo: mi papá se compró un mango preparado en la playa, nos lo sirvieron en el contenedor, pero para comérselo si tuvimos que usar un tenedor de plástico. Aprendizaje para la siguiente!


Planear mejor las actividades

Como les platiqué, en mi familia no es fácil tomar decisiones pues somos muchos y todos queremos cosas diferentes. Y hubo un día que por indecisión solo agarramos carretera y terminamos en una playa llamada Guayabitos. El lugar estaba increíble, muchos locales, el clima muy cómodo, pero en eso me entró el shock. Todos en la playa andaban con sombrillas y hieleras y comida!! Nosotros desamparados totalmente, y solo pensaba que en donde nos estábamos hospedando había hieleras y hielo y comida

Por suerte pudimos rentar una sombrilla y sillas pero si tuvimos que terminar comprando algo de tomar y beber para pasar la tarde ahí. A la otra mejor planear bien que vamos a hacer para evitar este tipo de circunstancias.

Preparar comida con tiempo

Si vuelvo a viajar en carretera, como en este viaje, llevar muchos muchos snacks. Sobre todo si el tiempo en carretera es largo y no habrá paradas en restaurantes, era poco probable que encontrara algo rápido de comer que no esté empacado en plástico. Hasta la fruta la envuelven en plásticos incomodos. Llevar alimentos no perecederos como almendras, nueces, cacahuates o arándanos deshidratados me hubiera servido para evitar pasar hambre en esos largos tramos de tiempo. Mi familia, como comenté arriba, me apoya pero no sigue al 100% este estilo de vida por lo que a ellos se les facilitó adquirir unas papitas, refrescos, y comida para llevar que estuviera empacada y con eso alimentarse durante el camino. Al final fue decisión mía aceptar esa consecuencia, sobretodo en el regreso en el que no comí nada y me esperé hasta la cena una vez que llegué a Monterrey.

Una reflexión importante

No sé si fue coincidencia pero justo antes del viaje me enteré de la iniciativa #5minutebeachcleanup, que consiste en que cuando visites una playa le dediques 5 minutos de tu tiempo a recoger la basura que veas ahí. La cantidad de plásticos en los océanos es impresionante, tanto que se supone que en unas décadas habrá más plástico que animales dentro de él. Y como no acostumbro ir a playas siempre pensaba que era por basura de los cruceros o barcos que ensucian el océano. Pero ahora que pude visitar varias playas la Riviera Nayarit entendí el problema.

Hice aproximadamente 7 limpiezas en el tiempo que estuve ahí, en promedio dedicándole 5 a 10 minutos y recogiendo lo que podía con las manos. En algunas de ellas me ayudaron mis hermanos y así pudimos recolectar un poco más. Me encontré basura que mi cabeza no entendía como llego ahí. ¿La tapa de un desodorante? ¿El plástico que va dentro de la caja de la pizza? Esa basura se arrastra y arrastra a la costa y luego lo arrastran las olas y termina siendo contaminado.

De verdad me dio otro entender sobre la magnitud de basura que dejamos en el planeta y dónde termina. La mayor tristeza que me dio es que en su mayoría eran objetos completamente desechables que utilizamos por menos de 5 minutos. Eso nos quita mucha responsabilidad de nuestros hábitos de consumo y uso.


La verdad me alegra que haya tomado este reto previo a este viaje porque me dio oportunidad de apreciar muchas cosas de los lugares que conocí y darle otro valor a los recursos con los que conviví. Mis aprendizajes me ayudarán a reforzar mi compromiso para siguientes viajes y espero ahora sí evitar la basura a toda costa, y no solo la plástica.


¿Tienen más tips que les haya servido en otros viajes?


Nos leemos!

Karla

2 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Regreso a clases sin residuos

Esta semana la mayoría de las escuelas regresan a clases para iniciar un nuevo año escolar. Con ello surge una gran compra de materiales nuevos, entre cuadernos, lápices, reglas, mochilas, etc. Suele

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram

hola@bodegacero.com

Horario

martes a viernes 11am - 7pm   

sábado a domingo 11am - 4pm

Sucursal Centro  

M.M. Del Llano #454, 64000 Monterrey  

81 3111 7105

 

Sucursal Distrito Tec

 Av. del Estado 124b, 64700 Monterrey  

81 3269 7757